top of page

No regales más tu dinero
Invierte con Sabiduría

Servicios de Mentoría Financiera: Diseño y Seguimiento de Carteras de Inversión

Vale, no sabes por dónde empezar o ya has empezado y no sabes por dónde seguir.


Impactos, impactos y más impactos. Todos los días noticias que van minando tu capacidad de resistir y tu pacienciatodas ellas te llevan a tomar malas decisiones de inversión.


Cuando no sabes, te venden lo que quieren, y cuando sabes más, no sabes qué comprar. Es tal el universo de activos, bancos, brokers, software de inversión, etc., que sufres una parálisis por análisis.


Yo soy de la opinión de que tienes que hacerlo sencillo, no te dejes llevar por la codicia, ni por la euforia, ni tan siquiera por el miedo. Si tienes la capacidad de hipotecarte por 30 años sin inmutarte, tienes que tener la capacidad de invertir como mínimo 10 años sin inmutarte.


Si me crees y lo aplicas, ya nunca podrás parar. Conocerás la magia del interés compuesto y cómo puede hacer que crezcan tus ahorros de manera exponencial con el paso del tiempo.


Tienes que pensar en tu cartera “core” o núcleo como si de un inmueble se tratara, pero con las ventajas de que no tendrás que pagar impuestos cada año por tenerlo, ni comunidad de vecinos, ni tasa de basuras, ni que se ha estropeado el aire acondicionado y toca cambiarlo.


Cuando tienes un inmueble no miras el precio a diario, no te planteas venderlo porque el precio haya caído un 10% o haya subido un 10%. En el caso de los inmuebles, su iliquidez te beneficia porque hace que lo mantengas el tiempo suficiente para que te dé beneficios.


Los mercados financieros son muy líquidos, y esto, a veces, puede ser perjudicial porque es tan fácil pulsar el botón para comprar o vender que te conviertes en un mono con una pistola. Que hay una pandemia, vendo; que hay una guerra, vendo; que mi cuñado dice que es el fin del mundo, vendo… Así no se consigue componer la rentabilidad nunca, te encuentras saltando de un sitio a otro como un pollo sin cabeza, y una cosa es segura: ¡un pollo sin cabeza tiene los minutos contados! Nadie quiere ser un pollo sin cabeza.


Y ahí es donde entro yo, (te dejo mi perfil de LinkedIn por si no me conoces) para ayudarte, enseñarte y guiarte a tener una cartera “core”, como una casa, que no debes tocar bajo ningún concepto, que debes mantener ponderada, y que, si puedes, debes añadir capital cuando puedas. Formada por ETFs o fondos de inversión indexados, de esos que perduran en el tiempo y que sobrevivirán a ti y a mí, no como los fondos de los bancos comerciales que en 10 años han cambiado 3 veces de gestor y 5 de política de inversión y 7 de nombre. Esos fondos, cuanto más lejos, mejor. Lo agradecerás.

Vale, genial, ¿y entonces?


Si te interesa, déjame tu email y me pondré en contacto contigo para ver si podemos trabajar juntos. Por desgracia, ya sabes que el tiempo es limitado y no puedo trabajar con muchas personas a la vez porque no podría aportar el valor que mereces.


Resumiendo que me disperso:


Paso 1. Me dejas tu email. Aquí:

 

 

 

 


 

 

Paso 2. Me pongo en contacto contigo y, si vemos que puede ser interesante para ambos, tenemos una videoconferencia para conocernos.


Paso 3. Si después de eso sigues interesado, te paso un presupuesto y, si te encaja, nos ponemos a trabajar.


Te enseño cómo se diseña una cartera adecuada a tu perfil de riesgo, con bajo coste y bien diversificada que perdure en el tiempo.


Te explico el análisis histórico de la cartera  para tener una referencia de lo que se puede esperar de una cartera así en el futuro, aunque ya sabes que el futuro nadie lo conoce y siempre puede sorprendernos para bien o para mal.


Una vez la tenemos, la implementas con alguno de los brokers que merecen la pena para tener este tipo de carteras a largo plazo.


Y después, una vez al mes, reviso contigo que la cartera está funcionando como debía y resolvemos todas las dudas que te puedan surgir. Puede parecer una tontería, pero tener una persona ante la que dar explicaciones si haces algo que está fuera del plan te va a hacer ser mucho más disciplinado, y ya sabes que la inversión de éxito es disciplina y paciencia.


Así, durante 12 meses, luego ya deberías poder volar libre, aunque siempre estaré por ahí para echarte una mano si lo necesitas.


Conclusión: si quieres tener una cartera bien diseñada, con un coste bajo, con la que vayas componiendo rentabilidad para asegurarte un futuro mejor, déjame tu email y hablamos. Ten en cuenta que el tiempo corre en tu contra, cuanto antes empieces antes acabarás! 

¡Gracias por tu confianza!

Déjame tu email:

¡Gracias por tu confianza!

bottom of page